Las siglas CRM vienen del término inglés Custome Relationship Management, en castellano, la gestión de las relaciones con los clientes. El cliente es el elemento fundamental del CRM, todos los procesos, datos e información que se guardan y generan, giran en torno a él.

El CRM no es simplemente una solución de software de gestión, sino una estrategia de gestión del cliente que se apoya, entre otros recursos, en un software. Este matiz es importante para poder optimizar cualquier implantación y uso de un CRM.

El conocimiento del cliente es el objetivo principal, orientado a personalizar las acciones de marketing y comunicación con el mismo. El CRM supone una evolución del Marketing Relacional. El Marketing Relacional es la estrategia de negocio centrada en anticipar, conocer y satisfacer las necesidades y los deseos presentes y previsibles de los clientes.

El marketing relacional defiende la creación, una vez cerrada la primera venta, de relaciones estables y de continuidad con los mejores clientes de la compañía, desarrollando un conjunto de acciones que permitan profundizar en la relación y aumentar el grado de satisfacción y lealtad. El enfoque relacional debe plantearse en todas las fases del proceso, desde la captación del cliente hasta su completa satisfacción y fidelización.

Gracias a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación es posible mantener relaciones personalizadas de forma masiva, permanente y geográficamente dispersa. Las empresas pueden mantener un nivel de comunicación multicanal con el cliente que les permite conocer sus preferencias y adaptarse a ellas.

La solución Odoo es un aplicativo que viene a cubrir dichos requisitos, destacando por su sencillez en el uso. Dispone entre otras de las siguientes áreas principales .-

  • Marketing
  • Comercial
  • Inventario
  • Atención al Cliente
  • Informes y Estadísticas